quinta-feira, 10 de dezembro de 2015


Viene, se sienta entre nosotros,    
y nadie sabe quién será,
ni por qué cuando dice nubes
nos llenamos de eternidad.

Nos habla con palabras graves
y se desprenden al hablar
de su cabeza secas hojas
que en el viento vienen y van.

Jugamos con su barba fría.
Nos deja frutos. Torna a andar
con pasos lentos y seguros
como si no tuviera edad.

Él se despide. ¡Adiós! Nosotros 
sentimos ganas de llorar.



Sem comentários:

Enviar um comentário